miércoles, marzo 04, 2015

Pensamientos

 Hace muchos días que dejé tirado el blog. En ocasiones pienso en cerrarlo, pero … no sé ni explicar porqué no lo cierro. 
Podría decir que ya no tengo ordenador, pero tampoco me gusta esa 
Han habido grandes cambios en mí, pero no en mi vida. En ocasiones es un poco monótona, pero me agrada así. Creo que para emociones fuertes tengo la bici, correr y caminar. 
Pero este año debo acomodarme en muchas cosas y finalmente debo de buscar un trabajito de medio tiempo. 
Empezar a encarar algunas responsabilidades que evito, porque pienso que no me corresponden. Hablar cuando es más sencillo callar, callar cuando me es fácil enrredar las madejas a mi favor. 
Creo que no cierro el blog, porque finalmente, es el ùnico lugar donde puedo, sin temor a censuras decir cosas que me incomodan. 
¿Cambiará mi actitud hacia el blog?